¿Qué es el estrés y cuáles son sus consecuencias?

El estrés es un mecanismo de respuesta del cuerpo, y aún cuando tiene una función en nuestro organismo es importante para salud evitar que este se apodere de nuestro cotidiano.

 

El fisiólogo Walter Bradford Cannon, fue el primero en darse cuenta de las consecuencias que tiene el estrés para los seres humanos. Este científico se dedicó a estudiar  las reacciones fisiológicas del estado de respuesta de estrés agudo, conocido en inglés como el mecanismo “fight-or-flight”.

 

A través de varios estudios Cannon concluyó que hay un equilibrio interno entre el sistema nervioso y el endocrino que se desestabiliza frente a niveles críticos de estrés, ya que el estrés gatilla en nuestro cuerpo una serie de reacciones destinadas a enfrentar peligros inminentes, como escapar del ataque de un león, pero que poco nos ayudan para enfrentar los problemas que por lo general producen estrés en los tiempos en que vivimos.

 

Cuando se inicia este sistema de respuesta biológica, es comparable a un Jefe de Estado que declara la guerra, todas los recursos de la nación se destinan a la protección frente a las amenazas externas, paralizándose el crecimiento del país.

 

Esto en nuestros cuerpos se traduce en que el cerebro anterior, los lóbulos frontales responsables del lenguaje y el pensamiento abstracto, se quedan con un 80% menos de sangre, fluido que es destinado a tensar los músculos del cuerpo. Lo mismo pasa con el sistema digestivo, reproductivo y cognitivo, incluso la piel deja de recibir tanta sangre para prevenir desangramientos.

 

Las pupilas se dilatan, sube el azúcar en la sangre, junto con la presión arterial y el ritmo cardíaco, todo con el propósito de tener todas las energías posibles a disposición.

 

Esto también significa que el sistema inmunológico se deprime, escapar del león es mucho más importante que luchar contra el resfriado en esas circunstancias.

 

Cuando la crisis pasa todo vuelve a la normalidad si eres un gato o un perro, pero los seres humanos nos quedamos pegados y revivimos el problema pensando en la situación una y otra vez, y ahí se pone crítica la cosa, porque gatillamos este mecanismo de estrés una y otra vez, en menor nivel, pero generando mucha más tensión en el cuerpo.

 

Al creer que estamos en peligro, el cuerpo no tiene forma de saber si es la mente pensando o si es la realidad. En esta situación el cortisol se eleva y las funciones del sistema parasimpático –responsable de la relajación y la regeneración- se suprimen en favor del sistema simpático que es el responsable del sistema de alerta.

 

Las situaciones que generan estrés en la actualidad son más bien de tipo cognitivos, con bajos requerimientos físicos,  por lo tanto es muy importante no dejar que cualquier cosa nos lleve a un estado de estrés agudo, no tiene  ningún sentido, además de ser perjudicial para la salud a largo plazo. 

 

Al entender lo anterior, podemos tomar decisions mucho más eficacez con respecto a cómo enfrentamos los problemas del día a día, la vida es un sin fin de desafíos y no es necesario que nos estresemos por cada uno de ellos, al contrario.

 

Por eso el deporte, la meditación, y las diferentes técnicas que nos enseñan a mantener un estado de relajación ante eventos difíciles y que nos permiten tener un mejor manejo de las situaciones, son tan buenos aliados de la salud, e incluso de la inteligencia.

Por sobre todo es importante aprender a lidiar con las circunstancias con perspectiva, no dejando que cualquier cosa nos cause malestar.

 

“Enseñados a trabajar con los cambios concretos y demostrables del cuerpo, somos propensos a minimizar o descuidar la influencia de los trastornos emocionales, o a llamar neurótico al paciente que se queja de ellos,  incluso a veces les decimos “váyase a casa y olvídelo”, y somos indiferentes a sus consecuencias. Pero los trastornos emocionales tienen efectos concretos y demostrables en el organismo”

 

Walter B. Cannon
The Role of Emotion in Disease
1936

 

REFERENCIAS

 

Church, Dawson. "The Genie in your Genes". Energy Psycology Press. 2009.


Red Neuropsicológica: http://redneuropsicologica.wordpress.com/2011/11/21/el-estres/

 

“Emotions and Disease: Stress and Deprivation”. U.S. National Library of Medicine: http://www.nlm.nih.gov/exhibition/emotions/stress.html
 

Please reload